Servicios no solicitados

ILEANA IZVERNICEANU DE LA IGLESIA. DIRECTORA DE COMUNICACIÓN Y RELACIONES INSTITUCIONALES DE OCU Desde hace tres años se viene repitiendo la misma ceremonia por parte de las operadoras de telecomunicaciones. Movistar anuncia la subida de su paquete convergente, que incluye el teléfono fijo y móvil, acceso a internet y televisión. De forma inmediata, responden a esa subida Orange y Vodafone . De esta forma los consumidores vemos como hoy pagamos más por nuestros servicios de telecomunicaciones que hace tres años . Como excusa para la subida se utiliza la ampliación de servicios que los consumidores no necesitan . Bien la ampliación de gigas en el móvil que no consumimos, o el fútbol de pago en el paquete de televisión, aunque no nos guste. Con estas prácticas, las operadoras fuerzan cada vez más a sus clientes a contratar servicios extra, ofreciendo paquetes comerciales que, en lugar de adaptarse a las necesidades del cliente, hacen que sean estos los que tengan que complacer a la estrategia comercial de la compañía. Desde OCU criticamos la estrategia de tarifas que las compañías vienen aplicando, por perjudicar a los usuarios, que se ven presionados, tras una subida del precio, a pagar más por un servicio que no necesitan . En este sentido, OCU critica que las grandes compañías telefónicas estén creando cada vez tarifas más premium, que por un lado resultan difíciles de replicar para la competencia y, por otro, pueden estar cada vez más alejadas de las necesidades reales de los usuarios que, pese a no tener interés en la supuesta mejora del servicio, ven crecer su factura una vez más. Animamos a los usuarios a plantearse si realmente necesitan todos los servicios que tienen contratados y les recomendamos buscar la tarifa que mejor se adapte a sus necesidades . Para OCU es una práctica abusiva incluir servicios que en realidad no se han solicitado, sin embargo, la ley permite a las operadoras modificar los precios y a los usuarios, decidir si continúan o no con el servicio. Es muy pertinente recordar en este punto que, cuando las compañías cambian las condiciones de las tarifas que fueron contratadas, el compromiso de permanencia queda anulado y los consumidores pueden abandonar la compañía sin penalización. Pero se van a ir de una compañía que sube los precios a otra que también los sube. Y es que en el mercado de las telecomunicaciones se ha reducido notablemente la competencia en los últimos tres años. Las grandes operadoras han absorbido a los operadores móviles virtuales (Jazztel, Pepephone...) o compañías más pequeñas, como Ono. Esta concentración del mercado tiene sus efectos en la competencia y, lo que es peor, en los bolsillos de los consumidores. En un mercado en competencia, cualquier empresa que como Movistar suba los precios se ve inmediatamente penalizada por la fuga de clientes que acuden a otras empresas más baratas. Pero si las empresas (pocas) de la competencia suben también los precios, el daño es mínimo para todas las empresas , que no pierden clientes apenas, y máximo para el bolsillo de los consumidores. Una subida de 60 euros al año por millones de clientes son muchos millones para la cuenta de resultados de estas empresas. Para OCU esta situación tiene responsables: las autoridades , tanto el Ministerio como la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, que permiten y autorizan una concentración del mercado que beneficia en exclusiva a las empresas en perjuicio de los millones de clientes que hoy usamos las telecomunicaciones, un servicio que cada vez tiene más peso en nuestras vidas y que para muchos, por diferentes razones, resulta indispensable. En España los servicios de telecomunicaciones son caros en comparación con los de otros países europeos y una de las causas es seguramente la falta de competencia en el sector.
Read The Rest at : 20 Minutos

Top News