Aumentan a cuatro las víctimas de la segunda explosión en Oruro (Bolivia)

El número de fallecidos en una explosión en Oruro (Bolivia) producida en la noche del martes ha aumentado a cuatro y nueve heridos siguen hospitalizados, mientras prosigue la investigación del suceso tras haberse encontrado restos de explosivo en el lugar, informaron hoy fuentes oficiales.


El comandante general de la Policía Boliviana, Faustino Mendoza, ha declarado a los medios en La Paz que dos de los fallecidos en la explosión de ayer son menores. Mendoza ha indicado que en el lugar del suceso fue encontrado un contenedor de plástico «triturado», con un «fragmentado de aluminio» y restos de un detonador para «más de tres kilos de dinamita».


Por su parte, el ministro de Defensa de Bolivia, Javier Zavaleta, ha declarado al canal de televisión Red Bolivisión que son tres los detenidos como «sospechosos» en relación con el suceso. Estas personas estaban presuntamente en el lugar en el momento de la explosión, aunque la autoridad precisó que por ahora no se puede determinar que sean autores materiales.



«No descartamos ninguna hipótesis», ha comentado sobre la causa del suceso, que se produjo cerca de donde el pasado sábado otra explosión provocó ocho muertos y cuarenta heridos en esa misma ciudad del altiplano andino. Zavaleta ha indicado que no se descarta «la posibilidad de que sean dos eventos coordinados».


Primera explosión
La Policía Bolivia mantiene que la explosión del sábado se debió a una fuga de gas accidental en una garrafa de un puesto ambulante de comida, aunque el ministro ha apuntado que aún quedan «cabos sueltos» en la investigación.


La difusión en redes sociales de «audios editados, no espontáneos, con efectos especiales de fondo, que parecen actuados», con testimonios de supuestos testigos del suceso de ayer al poco de que ocurriera, hace sospechar de «una operación organizada», ha afirmado.



«No descartamos que sea coordinada con la del sábado, pero se está investigando», ha subrayado. No obstante, ha asegurado a este medio que no existe motivo para temer nuevas explosiones y está desplegado un dispositivo de la Policía Bolivia en la ciudad, de unos 285.000 habitantes.


El gobernador de Oruro, Víctor Hugo Vásquez, calificó ayer de «acto criminal» la explosión. El presidente de Bolivia, Evo Morales, manifestó haber instruido «una investigación rápida y exhaustiva hasta encontrar las causas».
Read The Rest at : ABC.es

Top News